viernes, 13 de marzo de 2009

NOTA DE CLARIN (09/10/2005)

TELEVISION: LAS TELENOVELAS DE LA TARDE ENCABEZAN EL RATING
Las razones de un éxito que crece con los años
Varias de las tiras más vistas tienen como protagonistas a parejas adultas, que disfrutan del sexo y tienen problemáticas cotidianas. Por qué triunfan. Hablan aquí sus heroínas.
________________________________________
Adriana Bruno.
abruno@clarin.com
Las telenovelas siguen arrasando. Si ya hace unos meses conseguían ratings inéditos para los horarios habitualmente menos transitados de la tarde, en las últimas dos semanas las cuatro telenovelas de la tarde de Telefé se ubicaron permanentemente (y alternando entre ellas) en el top five de la audiencia. Desde las 13.30, Amor en custodia, con Osvaldo Laport y Soledad Silveyra, la colombiana Pasión de gavilanes, y las brasileñas El color del pecado y Señora del destino superaron a los programas del horario central, con un pico de rating de 27,9 puntos —según Ibope— logrados por Amor en custodia el 22 de setiembre. El pasado miércoles 5, el capítulo final de El color del pecado fue el programa más visto del día, con 24,7 puntos, mientras su actual reemplazante en el horario (15.30), Señora del destino, arrancó poco antes con 25,5 y fue lo más visto de ese día.
(…)Y el último boom de las brasileñas en la Argentina tiene como protagonistas a Susana Vieira, una señora grande (y que se ve grande) y los dos hombres (grandes) que se la disputan. La actriz, que en la vida real tiene 62 años y ningún problema en confesarlos, anima a María do Carmo, una luchadora que debió enfrentar la vida, y la crianza de sus cuatro hijos, sola. Se las arregló para salir muy bien parada, salvo por el drama esencial de haber perdido a su quinta hija, secuestrada cuando era bebé. Pretendida por el personaje de José Wilker (el inolvidable Vadinho de Doña Flor y sus dos maridos), la mujer sigue junto a su novio "de siempre", el Dirceu interpretado por José Mayer (Lazos de familia). No necesita siliconas María sino sólo esa personalidad avasallante y su constante predisposición al placer, para convertirse en objeto de deseo, y demostrarlo sin mayores disimulos(…)
(…)Habrá que tener en cuenta, también, que este género, más que ningún otro, es una cuestión de hábitos. Tal como lo explica Bernarda Llorente, subdirectora artística de Telefé, "nosotros apostamos desde hace unos cinco años a fortalecer un nicho considerado como programación de la tarde y, por eso, de menor inversión. Pasamos a considerar la tarde como prime time haciendo una inversión propia importante y también comprando productos de calidad y temática de horario central". Desde el punto de vista económico, una telenovela es una erogación con importante recupero por su venta al exterior, cosa que no garantiza un producto más coyuntural. "A partir de esa apuesta con la tira nacional, las otras tenían que ser de similar calidad y temática —continúa— y por eso nos volcamos a las brasileñas, que están hechas para el prime time y compartían una misma filosofía. No son más caras, pero era un riesgo porque hacía mucho que no triunfaban en la televisión argentina." Así pasaron, en un crescendo constante, Terra nostra, Terra Esperanza, Lazos de familia...
Que los brasileños rompieron hace mucho el estereotipo Thalía de la heroína, es un hecho comprobado. Tanto que la primera reacción de la actriz Susana Vieira ante la consulta de Clarín fue de sorpresa. "¿Cuántas historias interesantes pueden contar las niñas de 20 años? Apenas Julieta (la de Romeo) y poco más —parece exasperarse—. La televisión mexicana hace telenovelas con niñas tontas y pobres que lo único que quieren es casarse con un hombre rico. En Brasil las telenovelas son más realistas, hablan de la vida, y resulta mucho más interesante una mujer con un pasado, con problemas, con carácter, con personalidad. Las actrices más queridas por el público tenemos más de 50: Regina Duarte, Gloria Menezes... puede haber algunas protagonistas jóvenes, pero no tienen ni el reconocimiento popular, ni el de la crítica, ni el cachet que tenemos las más grandes". Y sobre sus fogosas escenas de ahora, como sobre las que mantenía con un muchacho en Mujeres apasionadas, Vieira se muestra todavía más definitoria: "¿los papás y las mamás no hacen el amor? ¿no se besan en la boca? ¿Cómo puede ser? Si no muestras esto en la televisión, es una televisión mentirosa. La importancia del amor en cualquier edad es la importancia de estar vivo. Y en el amor hay pasión y hay sexo. “Amén”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Seguidores